martes, 10 de julio de 2018

No es solo fútbol

“La poesía se revuelca en el barro, en el olor a vestuario, cuando vos lográs meterte en el pozo en el que ya está metido un gurí de 17 años que se pudre en una cárcel, por ejemplo. Cuando te ensucias las manos, literalmente, raspando una pelota o haciendo una huerta. Vos te vas nutrido de vida, hasta de belleza, por qué no, y de ahí algo sale”.

Agustín Lucas.

La frase de Agustín es un pase entre líneas para entender que lo que estamos viviendo en estos días, no es solo fútbol.

Si solo nos quedamos admirando el no grito de Antoine Griezman o si no nos detenemos a pensar en cada frase del Maestro Tabárez, no habremos aprendido nada de este proceso que nos invita a soñar, nos invita a descubrir.

A lo largo de la historia, si rascamos un poquito, siempre encontraremos quienes se animaron a revolcarse en el barro . Inspiradores de sueños, volantes creativos con mucho volumen de juego o simplemente gambeteadores de ilusión. Esos que siempre creyeron que otro juego es posible.

Évariste Galois fue un gurí que recién a los 15 años se empezó a maravillar con la matemática. Rebelde, contestatario al punto que fue expulsado de las instituciones en donde quiso estudiar.

Estuvo preso, peleó por un sueño y murió por amor a los 20 años. Entre su legado nos dejó  la Teoría de grupo. Gracias a que hoy tenemos al francés más uruguayo jugando una semifinal, es que rescato al frances más uruguayo de otros tiempos.

Porque el Mundial, nos permite rescatar estas historias, nos permite redescubrir otros mundos, nos permite no sentirnos solos.

Porque el grupo nos une, nos da sentido de pertenencia.

Porque al  fútbol se juega en grupo.

Porque soy de la generación que debía elegir una selección para hinchar en el mundial, por Galois, por Griezmann y porque no es solo fútbol, hoy voy a alentar a Francia.


Prof. Nicolás Marone

Nota en La Diaria

Aquí les dejo un enlace a la nota en La Diaria acerca de #NoMasPecesTrepandoArboles


sábado, 12 de mayo de 2018

Las previas

Las previas son todas muy distintas, por ejemplo las previas de un partido de fútbol no se asemeja para nada a las previas de una salida con amigos. Cómo también estas dos se diferencian a las previas del Liceo.

Las previas a las que hoy les quiero dedicar algunas líneas son a las previas que levantaremos aprobando el examen. No importa el año o carrera de estudio para el cual te estés preparando, todas tienen puntos de contacto. Algunas de estas semejanzas vienen dadas por los fluctuantes estados de ánimo. Arriba, abajo, abajo, arriba. Quienes sufren las consecuencias de estos cambios son las personas que conviven con nosotros. Padres, madres, hermanos, compañeros  y amigos saben que en esas semanas podemos pasar de la alegría total al desánimo en tan solo cinco segundos.

Pasamos de no saber nada a ser unos genios y estar absolutamente seguros de que levantaremos la previa, para luego volver a caer en la nada volviendo a levantarnos para luego caer. Un subí baja constante. En donde será fundamental las horas de estudio que debamos y podamos dedicarle. Siempre se contarán historias de que fulano salvó la previa sin estudiar o que Mengano leyó la noche anterior y lo salvó. Pero solo dependerá de tu esfuerzo y estudio el no tener que depender de un milagro.

Porque no se terminó el mundo cuándo te fuiste a examen, simplemente, tu docente entiende que aún no has logrado alcanzar el nivel para poder enfrentar el próximo curso. Y deberás preparar los temas, estudiarlos un poco más a fondo, dedicarle más tiempo de lo que le has dedicado en el año, para de seguro, poder levantar la previa.

Celebración cuentera

Con claros cuentos crezco,
comunico, cautivo corazones.
Con cuerpo cetrino camino como ciclón
cruzando calles
combinando creaciones con canciones
captando corajes.
Coetáneos, compañeros
caminen conmigo
cierren cicatrices.
Celebremos contentos,
comamos confites,
convidemos con coctel,
compartamos caricias
cosechemos cariño.

Tita.

domingo, 28 de enero de 2018

No me copa

Wuanderers cayó ante Olimpia 0 - 2 y quedó eliminado de la Copa Libertadores de América.

Martín Rodríguez jugó un muy buen partido, nada tuvo que ver en goles y fue gran responsable para que Olimpia tardará un partido y medio en convertir un gol.

La dupla Lima - Macaluso fue de lo más parejo en rendimiento en ambos partidos. Mientras que los laterales no tuvieron la salida ofensiva que si mostraron en el partido jugado en Montevideo.

En la mitad de la cancha Noy mejoro el rendimiento mostrado en Montevideo, Colombino tuvo un correcto desempeño y los laterales Rivero y Castro no pudieron gravitar en su juego. Gonzalez tuvo un desempeño correcto.

Blanco jugo muy solo arriba, desgastandose y no pudiendo gravitar con mayor peligro ante el arco rival.

Creo que Blanco arriba sólo es un desperdicio, tuvo mayor participación en el partido jugado en Montevideo cuando lo acompañó Bellini en el ataque. Me parece que sería más que interesante pobrar con Gonzales en el doble cinco, por visión de juego y la presición para filtrar pases, pienso que puede ser una pieza clave en el esquema táctico que plantea Espinel.

viernes, 19 de enero de 2018

Conmutar un mundial

Muchos de nosotros hemos escuchado una infinidad de veces la frase: "el orden de los factores no altera el producto". Pues bien, esta propiedad inmortalizada en la anterior fase es la que nos asegura que: 4×5 = 5×4.

¿Hay propiedad conmutativa en el fútbol?
No siempre se da, pero existieron algunos que se animaron a conmutar en el fútbol.

Ya hemos contado acerca de la relación que existe entre los Números Naturales y el fútbol en: Naturalmente fútbol. Dónde a cada puesto de la cancha le corresponde un Número Natural entre 1 y 11.

Fue a partir del Mundial de Suiza en 1954 donde cada jugador debía llevar un número específico a lo largo de todo el torneo. De un total de 22 jugadores que formaban los planteles, los números del 1 al 11 se le asignaban a los jugadores titulares, mientras que los números 12 a 22 se asignaron a diferentes jugadores del equipo, sin relación a sus posiciones de campo.

En el Mundial de Suecia en 1958, la Confederación Brasileña de Fútbol se olvidó de enviar la lista con los números de los jugadores a la organización del evento. Sin embargo, el oficial uruguayo Lorenzo Villizzio asignó números al azar a los jugadores. Y así surgió la primer   Propiedad Conmutativa en un Mundial de fútbol. El arquero Gilmar recibió el número 3, Garrincha y Zagallo usaron el número de puntero contrario al que les correspondía respectivamente, 11 y 7, mientras que un joven de 16 años recibió el número 10, Pelé.

Mas adelante la selección Argentina desafió las convenciones al repartir los números para los Mundiales de Alemania 1974, Argentina 1978, y España 1982. Diego Armando Maradona recibió fuera de secuencia una camiseta número 10 en 1982. No impidiendo esto aplicar la Propiedad Conmutativa, ya que: 2×3×4 = 2×4×3 también es conmutar.

En el Mundial de España 1982 se sumó a la idea de la selección Argentina, la selección de Inglaterra​, pero retuvo los números tradicionales para los goleros y el capitán del equipo, Kevn Keegan.

Los última selección que conmigo en un Mundial  fue la selección de Escocia en Italia 1990, se asignaron números de camiseta de acuerdo al número de partidos internacionales que cada jugador había jugado hasta ese momento, con la excepción del golero titular que jugo con el clásico número 1.

¿Se animarán en el próximo mundial a seguir conmutado?

jueves, 18 de enero de 2018

Naturalmente fútbol

¿Sabías acerca de la relación que existe entre los Números Naturales y el Fútbol?. Comencemos por presentar a los Números Naturales. En el Uruguay reconocemos como Número Natural a todo número que utilizamos para contar y el cero - en algunos países como por ejemplo Brasil, el cero no es parte del conjunto de los Números Naturales - .

Entonces si nos preguntan la edad, respondemos con un Número Natural, lo mismo si tenemos que contar cuántas sillas hay en una habitación, hoy nos parece lo más natural del mundo ver en las espaldas de los jugadores de fútbol un Número Natural. En otras palabras nadie anda por el mundo diciendo que tiene 39,4 años o que en su casa hay 8/3 sillas o que el mejor jugador de nuestro equipo  - Wanderers - utiliza la camiseta número π.

Pero no siempre los equipos de fútbol - deporte que juegan 11 contra 11, y cuyo objetivo es hacer más goles que el equipo rival - llevaron Números Naturales en sus espaldas.

Segun algunos textos el primer partido con números en  la espalda en los jugadores se jugó en Australia en 1911, otros afirman que fue el 30 de marzo de 1924 en Estados Unidos.

Pero documentación en medios datan de agosto de 1928, Inglaterra fue el primer país de Europa en donde se disputaron partidos con números en las espaldas de los jugadores de cancha, utilizaron los números del 2 al 11: "Daily Express" (pág. 13, 27 de agosto de 1928) reportó: "Los 35.000 espectadores fueron capaces de dar crédito por cada pedacito de buen trabajo al individuo correcto, porque el equipo fue numerado, y los grandes números negros sobre cuadrados blancos permitieron que cada hombre fuera identificado sin problema." 

En 1929 Chelsea realizó un gira por Argentina, Uruguay y Brasil, donde los locales los apodaron "los numerados" ya que por primera vez veían números en las espaldas de los jugadores.

Tan así que la tradición uruguaya futbolera le asigna a cada número una posición en la cancha. El 1 es el golero, el 2 es el zaguero derecho, el 3 zaguero izquierdo, 4 lateral derecho, 5 volante central, 6 lateral izquierdo, 7 delantero por derecha, 8 volante por derecha, 9 delantero central, 10 volante por izquierda y 11 delantero por izquierda. Herederos de un 4 - 3 - 3 inglés, que a su vez tiene sus raíces en lo que se conoció como WW
Si bien hoy los números no hacen referencias estrictas a las posiciones en la cancha y poco a poco si los asociados a jugadores que marcan una historia en nuestra historia personal.

Mi 1 es Celso Otero, 2 Diego Lugano, 3 Paolo Montero, 4 José Herrera, 5 Obdulio Varela, 6 Cesar Pelegrín, 7 Jonhy Miqueiro, 8 Gerardo Reherman, 9 Peter Méndez, 10 Enzo Franschescoli y 11 Sergio Navarro.

Bibliografía:

Dorsal fútbol - https://es.wikipedia.org/wiki/Dorsal_(f%C3%BAtbol)

¡Uruguay no má!

Allá por finales del 2009 Uruguay se jugaba la chance de clasificar a Sudáfrica, la misión era casi imposible, de visitante en Ecuador. Ya por ese entonces vivía con Analía, y podrás creer qué ese día y a la hora del partido nos habían invitado a un cumple de cuarenta.

No teníamos auto y un amigo se ofreció a pasarnos a buscar para llevarnos. Por esos días el único Uber que conocía era el secretario del Liceo de Rincón. Luego de una discusión acalorada, no sé si fue gracias al calor de Quito o el de Montevideo, acordamos con Analía qué íbamos a la hora del partido, pero que yo llevaría mis auriculares puesto, al menos en uno de mis oídos.

Una vez que llegamos al cumple - sí fuimos de los primeros en llegar, pero de los últimos en irnos - nunca me sentí tan acompañado por gente desconocida. Nunca tome tanta coca, ni comi tanto pebete en 90 minutos, inclusive algún minuto menos, ya que el partido había comenzado en el viaje al cumpleaños.

Yo era el nexo entre lo que pasaba en Ecuador y unas treinta personas que estábamos ahí, disimulando estar en un cumpleaños, pero con el corazón en la boca. Ahí valorice la radio, el poder tener el relato, tener que volar con la mente imaginando a Forlán caminando lento hacia la pelota. Dar unos pasos hacia atrás, mirar al juez, escuchar el pito, avanzar decidido, pegarle fuerte, arriba y…

Tragarme el grito de gol junto a un pebete y un buche de coca. Cerrar el puño, levantar levemente el brazo y asentir con mi cabeza, los treinta entendían qué seguíamos con vida, qué matemática teníamos chance.

Fin del partido, busco la puerta, necesito el desahogo, el grito que libera la bestia qué esconde el hincha. Estoy afuera, autos llegando murmullos desconocidos y ruido de rambla. Una columna es mi cómplice, busco mi celular, Nokia 1100, llamó a mi hermano, sin saber qué esa esa era la penúltima llamada de desahogo.

Juampi - “El enano” - me atiende y me sale del alma: “Enano, la puta que parió…¡Uruguay no má!” El resto fueron carcajadas y relatarle a mi hermano, esto que hoy les escribo, un desahogo. Distinto al de aquel llamado, pero desahogo al fin.

18 de noviembre del 2009 partido de vuelta del repechaje en Montevideo, la última vez que fui a ver a la selección al estadio. La última vez que fuimos con “El enano” y mi viejo al estadio a ver a Uruguay. Ese día no hubo necesidad de celulares, ese día nos abrazamos los tres, sin saber qué era nuestra última locura juntos. Ese día gritamos juntos por última vez “¡Uruguay no má!”

Y después vino el mundial. Trabajaba en el Liceo de Rincón. Con algunos compañeros convencimos al director de poner una especie de pantalla gigante - sin Sebastián nada hubiese sido posible, un crack - y la cosa nos desbordó. Bombo, papelitos, trompetas y hasta los alumnos que habían dejado de asistir aparecieron.

Y ahí una vez más el desahogo era el políticamente correcto. Y la cábala estaba armada, servida en bandeja, después de cada partido llamaba al “El enano” y después del “la puta que te parió” venía el afloje con el “¡Uruguay no má!”



domingo, 1 de octubre de 2017

Juegos Tradicionales 2017

El pasado sábado 30 de octubre celebramos el día de la Educación Pública.
Para ello toda la comunidad​ del Liceo 55 nos pusimos a jugar